María José Cumplido, candidata a Constituyente del D11.

Soy María José Cumplido Baeza,

candidata a la Convención Constitucional por las comunas de Peñalolén, La Reina, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea (Distrito 11). Soy historiadora, feminista y LGBTQ+.
Sin embargo, mi interés siempre estuvo puesto en la democratización y divulgación del conocimiento. Fue así como el año 2014 quedé seleccionada para el cargo de Editora de Historia y Ciencias Sociales en Memoria Chilena, un sitio web de la Biblioteca Nacional cuyo objetivo es brindar acceso a sus colecciones patrimoniales. Allí investigamos temáticas relacionadas a la Historia de Chile desde temas más generales como la independencia de Chile a otros más particulares como la historia de la vacuna o los discursos sobre la homosexualidad en nuestro país. Durante siete años publicamos cientos de libros, cartas, periódicos e investigamos decenas de temas diversos sobre nuestra Historia, desde la Colonia hasta el siglo XX.

Paralelamente a mi trabajo como Historiadora me intereso continuar explorando nuestra Historia y divulgando el conocimiento en otros formatos. Fue así que el año 2017 publiqué mi primer libro Chilenas: la historia que construimos nosotras, donde presenté a diez mujeres que fueron relevantes y protagonistas de nuestra historia. Continué este proceso con mis libros Chilenas Rebeldes 1 y Chilenas Rebeldes 2, donde trabajamos con ilustradoras chilenas para presentar a 150 mujeres de nuestro país que hay que conocer. Además, publiqué De Hernando a Magallanes y, recientemente, Las diez marchas que cambiaron Chile.
Los casi 10 años que llevo investigando sobre nuestro país me motivaron al desafío de participar en política ya que, desde allí, es cómo se han construido los cambios que Chile ha necesitado en sus distintos períodos. Mi interés en participar en una nueva Constitución se relaciona con ese conocimiento, sobre todo, pensando que los grandes avances en libertades y autonomía que han tenido las mujeres han sido impulsados por las propias mujeres quienes, además, se han silenciado durante demasiados siglos. Hoy quiero cambiar eso y llevar las voces de todos aquellos que, históricamente, no han sido escuchados.

¿Qué ideas voy a defender?

Estado Social y Democrático de Derechos

Creo en un Estado social y democrático de derechos, descentralizado y plurinacional. Un Estado garante de derechos sociales, basados en la solidaridad. Que el acceso a educación, salud, pensiones dignas y vivienda no esté determinado por el dinero y el origen de las personas.

Los Derechos Humanos al centro

Me comprometo a situar los Derechos Humanos en el centro del debate constitucional. Necesitamos una Constitución comprometida con la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad. Para ello, nuestra carta fundamental debe complementarse con el sistema internacional de DDHH. También promoveré una regulación mucho más exhaustiva de los estados de excepción constitucional.

Futuro sustentable y sostenible

Debemos tomarnos en serio la crisis del cambio climático y los desafíos en materia medioambiental, tanto a nivel nacional como global. Quiero aportar a una nueva Constitución que promueva una mirada innovadora, que siente las bases institucionales y políticas para un futuro sustentable y sostenible.

Igualdad de género y diversidad sexual

Tengo la convicción de que el sistema político, partiendo desde la Constitución y a través de la institucional pública, debe garantizar la igualdad entre mujeres, hombres y diversidades sexuales. Voy por una Constitución que resguarde el ejercicio de las libertades individuales, y promueva el desarrollo autónomo de los diversos proyectos de vida. A su vez, debemos avanzar hacia un Estado cuidador, con perspectiva de género, que apoye a las mujeres y no las abandone.

Una economía para el desarrollo inclusivo

La libertad de emprender es un elemento democratizador que debe estar resguardado en la Constitución. El poder económico no puede concentrarse en pocas manos y por eso debemos defender una verdadera libre competencia. Propondré mantener la autonomía constitucional del Banco Central, abriendo la discusión sobre nuevos objetivos complementarios al control inflacionario.

Más participación es mejor Democracia

La crisis del sistema democrático es el escenario ideal para el surgimiento de populismos, algo que debemos combatir venga de donde venga. Creo en la participación ciudadana como el mejor remedio para los problemas de la democracia. Por eso me la jugaré por ampliar y promover el derecho a sufragio, y por establecer mecanismos permanentes de participación como las peticiones ciudadanas o la iniciativa popular de ley.

Una Constitución para el Siglo XXI

Chile es privilegiado al poder redactar su Constitución en tiempos tan desafiantes para toda la humanidad. La pandemia y las diferentes crisis globales nos obligan a pensar un texto constitucional que se haga cargo de nuevas desigualdades como las brechas de acceso a la conectividad digital, y de nuevos debates como el desarrollo de los neuroderechos y la protección de la privacidad.

Donaciones